miércoles, 16 de junio de 2010

Capítulo 57.


-¿Michael? ¿Qué ocurre? ¿Cómo has conseguido mi número?

-Yo también he investigado un poco. ¿Puedes quedar?

-¿Ahora?

-Me gustaría, la verdad. Acabo de dejar a Lisa en su casa.

La sombra de una sonrisa afloró en mi rostro.

-Vale.

-Te invito a cenar. Quedamos en media hora en tu local de trabajo.

La llamada se cortó. Aturdida y con los nervios a flor de piel, entré rápidamente a la habitación y comencé a recoger mis cosas. James me observó, con incredulidad.

-¿Qué haces?

-Eh...tengo que irme. Judith me ha llamado y necesita que vaya. Dice que es urgente.

Se levantó de la cama y rodeó mi cintura con sus brazos. Recortó la distancia entre nosotros,de modo que sentía su respiración como si de la mía se tratara.

-¿Y no puede esperar a mañana?

-No.- me apresuré a contestar- ya sabes como se pone cuando no estoy cuando me necesita.-¿puedo coger tu coche?

-Si quieres te llevo. Lo necesito mañana.

Negué con la cabeza.

-No importa, iré caminando. Tampoco vivo tan lejos...

Sin esperar respuesta alguna por su parte, pasé por el baño para peinarme. Me miré en el espejo, y casi grité de incredulidad. Seguía sin cambiar. Mi rostro seguía siendo el de una adolescente de 19 años. No había ningún signo de madurez en mí. ¿Por qué no envejecía? ¿Por qué nadie lo había notado?
La voz de James me sacó de mis angustiosos pensamientos.

-¿De verdad tienes que ire?

-Sí..sí.

Terminé de peinarme, y con un esfuerzo sobrenatural por mi parte, le di un pequeño beso en los labios.

-Mañana nos vemos- dije mientras corría hacia la puerta.

No esperé una contestación. Cerré la puerta tras mi paso y empecé a caminar con rapidez. Dudaba que fuera a estar en la tienda en solo media hora.
Tras 10 minutos de trayecto, una limusina pasó por mi lado. No presté atención, pues estaba sumamente concentrada en llegar a tiempo.

Se detuvo a unos 10 metros de mí. Detuve mi marcha, asustada. Y cuando hice ademán de girarme, ví salir del vehículo a alguien que provocó que el suelo temblara bajo mis pies. Michael. Caminó hacia mí como sólo él sabía hacerlo, con esa sensualidad y elegancia a la que nunca conseguía acostumbrarme. Me sentía tan feliz cuando él se encontraba cerca de mí...olvidé las palabras de Eric y me lancé a sus brazos, era en el único sitio en el que me sentía segura, en el que me sentía completa. Me abrazó con fuerza, amoldando así nuestros cuerpos con más perfección, como las piezas de un puzzle que únicamente han sido diseñadas para que encajen.

-Mi pequeña...-susurró- cuánto te he echado de menos...

No respondí. Me quedé allí, absorbiendo sus palabras, memorizando su tacto en mi mente, su voz, su embriagador aroma. Levanté la cabeza, y me encontré con sus ojos, que ardían apasionados a pocos centímetros de los míos. Quería besarle, necesitaba hacerlo, más que cualquier cosa,pero no...

Mis cavilaciones se detuvieron cuando Michael presionó sus labios contra los míos. Un millar de sensaciones volvieron a hacer acto de presencia, sensaciones que extrañaba, que a pesar de que sólo hubieran pasado un par de días, estaban olvidadas en mi interior.
Mi mente se quedó en blanco, no había ningua otra sensación o pensamiento que no fuera Michael.
El beso fue largo, pero muy dulce. No había otra cosa en él que no fuera añoranza, cariño, o amor. Cuando nos separamos sonreí ampliamente y le miré a los ojos, que brillaban de una extraña manera. Michael se echó a reír.

-¿Qué pasa?

-Quizás deberíamos meternos en el coche...si no queremos morir atropellados.

Miré a mi alrededor. Se me había olvidado que estábamos en medio de la carretera a las 4 de la madrugada.
Asentí, y Michael me soltó. Y todos mis temores y angustias hicieron acto de presencia de nuevo. Eric...estaba segura de que lo habría visto. ¿Cómo podía haber metido la pata con tanta rapidez? esa pregunta quedó en el aire, pues mi mente se distrajo cuando ví a Michael quitarse la chaqueta y dejar ver una camisa roja, que se amoldaba perfectamente a la forma de su cuerpo. Tragué saliva. Fue él quien rompió el silencio.

-Lisa...

Cierto. El orgullo hizo acto de presencia. Así como el reproche y los celos.

-Sí. Que raro que no estés con ella ahora, ¿no?. Quiero decir, que no hayas salido corriendo detrás suya.

Se acercó a mí y tapó mi boca con su mano, y me miró fijamente, desatando sobre mí el poder de su mirada.

-¿Me vas a escuchar, por favor?

No podía hablar, por lo que asentí.

- Sí, estoy casado con Lisa. Has de saber que no la quiero, pero apareció en un momento de mi vida en el que tú no estabas y en el cual yo necesitaba desesperadamente cariño.

La culpa me envolvió. Hubiera deseado ser yo la que le abrazara en esos momentos tan duros.
Michael siguió hablando.

-Y todo iba relativamente bien, hasta esta noche, cuando has aparecido. Pensé que te había olvidado, que ya no sentía nada...pero...sería engañarme a mi mismo. Y no...sé que hacer.

Bajó la cabeza hasta sus manos, angustiado. Pude ver como una lágrima corría por su mejilla. En apenas un par de segundos, acudí a su lado, para abrazarle. Su dolor era el mío, siempre había sido así. Levantó la cabeza y me contempló, con el semblante repentinamente endurecido.

-No podemos...estar juntos- murmuró.-no ahora.

13 comentarios:

  1. Oh dios mio ...que bonito y que triste a la vez,que unión de sensaciones, que fusión de sentimientos.Me alegre tanto tener un capítulo nuevo.Michael michael es perfecto, todo de él lo es.Me gustaría haber nacido cerca suyo, o simplemente en su época,y seguirle y ser una de esas millones de personas q le pudieron apollar en esos momentos tan difíciles.Por eso esta historia me gusta tanto.Gracias por escribir asi de bien.Gracias por un capítulo asi de bonito.Espero que que aunque no puedan ser pareja, él no se aleje de ella nunca.
    Siguela tan pronto como puedas.
    Tu fan Crissth

    ResponderEliminar
  2. madre mia madre mia isa me has matado con este capitulo lo necesitaba tanto tantisimo que me he muerto solo de leerlo espero el siguiente con ansia muchas gracias por el capitulo ha sido increible

    isa me haces tan feliz!!! :D


    coincido con crissth yo tambien fantaseo con que habria pasado si hubiese nacido cerca para poder apoyarlo...

    gracias isa.. me has devuelto la felicidad :D

    ResponderEliminar
  3. Como quisiera mandar a la guillotina a Erick, ojala no interrumpa el anhelado reencuentro.

    Isita te pasas de buena, te quiero mucho.

    BESOS

    ResponderEliminar
  4. ohhh es como querer qudarse alli para siempre entre sus brazos =( pero la llamo la beso y le dijo que no pueden estar juntos --------hermoso lo del beso gran reencuentro porfavorrr siguela

    ResponderEliminar
  5. Ohhh Isa que emocion! me comento y me lei los dos ultimos capitulos que me faltaban. al igual que las demas chicas, que no hubiera dado por vivir cerca de michael, de poder viajar y participar de sus tours... ay isa haces que mi imaginacion vuele, me haces soñar. gracias!!!
    CLAUDIA

    ResponderEliminar
  6. Estupendo!! gran capitulo, me encanta tu fic! Esta increible, espero que todo tome un mejor camino, Michael es un amor! *.*

    Espero con ansia el proximo ;)

    ResponderEliminar
  7. Ohh que bonito el reencuentro!!! me encanta Isa realmente sos una gran escritora!
    es un placeer leerte! =D

    Que pasará que pasaraaa!!!



    Maga

    ResponderEliminar
  8. te queda uno te queda uno!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Isa como no una vez mas sin palabras,me descubro ante tu facilidad para componer una historia que mueva así los sentimientos...increible!!
    MAGICO!!!como le gustaba esa palabra a nuestro Michael...MAGICO!!!

    Un beso MM (Mary in the mirror)

    ResponderEliminar
  10. Es imposible poder describir todos los sentimientos que me invadieron al leer estos capítulos, ya quiero saber que sigue.
    Ali.

    ResponderEliminar
  11. ♥¡Por Dios! Hermoso capitulo! No puedo esperar para ver el próximo! Ojala vuelvan a estar juntitos♥

    ResponderEliminar