domingo, 11 de abril de 2010

Capítulo 45.


Vimos el videoclip en silencio. Por vez primera, me sentí completamente identificada. Quiero decir, ahora que sabía que el videoclip y la canción estaban hechos por y para mí, mi comprensión sobre los mismos cambió radicalmente. Cuando terminó, observé a Michael fijamente, sin saber que decir. Él rompió el silencio.

-Pequeña…te noto distante esta noche. Dime la verdad. ¿Llego demasiado tarde?

-¿A qué te refieres?

- Pues a que en estos 3 años quizás te has olvidado de mí y ya no sientes lo mismo de antes.

“¿olvidarme de ti?”pensé para mis adentros. ¿olvidarme de él? Me había pasado 3 años, con sus días y sus noches, con su recuerdo en mi mente, persiguiéndome a donde quiera que fuera. Escuchaba su risa a cada instante, recordaba la perfecta forma de sus labios, su mirada…hasta el punto de creer que me había vuelto loca. No, definitivamente, no me había olvidado de él.

-No es eso.

-¿Entonces?

-Tengo miedo, Mike.

-¿A qué?

Lo pensé en mi mente durante unos instantes.

-A ti. A que me abandones de nuevo.

No quise mirarle cuando dije aquello. Percibí como su respiración se detuvo. Casi al instante, él estaba frente a mí, mirándome fijamente.

-No podría hacerlo.- susurró. Su dulce aliento acarició mi rostro, aturdiéndome. Me mordí el labio inferior, presa de la frustración. Michael humedeció sus labios y se inclinó sobre mí. Tenía sus labios a milímetros de los míos. Sus ojos rebosaban ternura, su cuerpo irradiaba calor. No quería abandonar lo que había tardado 3 años en crear, ese muro infranqueable que edifiqué debido a lo que sufrí. Pero estaba tan cerca de mí…

-Si no quieres que te bese, dímelo- dijo con la voz en un susurro.

¿por qué me hacía eso?¿por qué me torturaba de aquella manera? Mi corazón se aceleró, las venas golpeaban cada centímetro de mi piel. Allí le tenía, a 10 milímetros de mí, sin moverse, con la boca entreabierta.

Recortó aquella distancia para acariciar mi rostro con sus labios, sin acercarse a los míos. Sus manos se deslizaban lentamente por mi cintura, a la espera. Finalmente, abandoné cualquier atisbo de dignidad, entregándome a lo que dictaban mis sentimientos.

-Michael…

No me dio tiempo a decir nada más. Me besó dulcemente. Su boca se amoldó a la mía con total perfección, como si hubieran sido diseñadas para ello. Acaricié sus manos, aquellas manos que me volvían loca. Abandonó mi boca para besarme el cuello, siempre de aquel modo tan dulce, pero a la vez tan abrasador. Cerré los ojos y dejé que una lágrima rodara por mi mejilla. No lloraba de tristeza, lloraba al darme cuenta de que de nuevo, había sucumbido a su magia, a su misterio, a su enigma. Y una vez puede que lo superará, pero no volvería a darse una próxima oportunidad.

Michael ascendió hasta mi oído, acariciándolo.

-Te quiero…

Me estremecí al escucharle decir aquellas palabras. Y todo el miedo, angustia, y temor que había sentido segundos antes, desaparecieron como por arte de magia. La misma magia que él irradiaba. Inconscientemente, esbocé una ancha sonrisa, percibiendo como mis pulmones se llenaban de la más pura y completa felicidad. Sentí que al final me pertenecía, del alguna manera u otra. No tenía palabras para describir las volteretas mortales que daba mi corazón, los aplausos orgullosos que ofrecía mi mente, el baile indescriptible que ofrecía mi respiración…

Michael se separó de mí, y correspondió a mi sonrisa.

-¿Qué es lo que he hecho para que sonrías así?-preguntó.

-Decirme que me quieres. Supongo que lo necesitaba.

Él rió dulcemente y se acercó de nuevo a mi oído.

-Te quiero, te quiero, te quiero…

¿Podía existir en algún otro lugar del mundo una chica que fuera más feliz que yo en ese momento? lo dudé.

El resto de la noche la pasamos jugando, tirándonos la comida, mirando las estrellas…salimos afuera y nos tumbamos en la hierba. Apoyé mi cabeza en su pecho y me dormí, escuchando aquellos latidos que parecían llevar mi nombre. Él me abrazó y también sucumbió al sueño, escuchando mi respiración que aumentaba cada vez que pensaba en él.

A la mañana siguiente, cuando me desperté, observé a Michael en silencio. Siempre había creído que la perfección no existía. Pero al contemplar aquel rostro, no me demoré demasiado en cambiar de opinión. Miré la hora. Oh no, las 12 del mediodía.

“Mierda, mierda, mierda”. Llegaba 3 horas tarde al trabajo. Pensé en irme, pero había una fuerza mayor que mi madurez que me impedía hacerlo, así que me tumbé de nuevo a su lado, acariciando sus rizos con mi mano. Le besé el cuello con dulzura y se despertó.

-Lo siento, no quería despertarte.

-No importa. Me he pasado 3 años soñando despertar así.

Me sonrojé al escuchar aquellas palabras. Michael miró la hora y me observó, alarmado.

-Pequeña…llegas tarde al trabajo.

Negué con la cabeza.

-No, no voy a ir. Pasemos el día juntos.

Se le iluminó el rostro.

-¿De verdad quieres pasar el día conmigo?

Asentí, y acto seguido, presionó sus labios sobre los míos.

¿Y sabéis qué? Nunca pensé que llegaría tan alto, pues tenía vértigo. Pero allí estaba, más alto que nadie y por primera vez, no me daba miedo la caída. Porque no habría caída alguna

9 comentarios:

  1. Es de tú corazón de donde sale esa poesia transformada en amor que comprendo perfectamente,pues el mio tambien las grita en silencio...
    Todos los dias me siento con la ilusion de leer un trozito mas de esta historia con alma...
    MM

    ResponderEliminar
  2. Dios mio Isita que bien que escribes, siento cada descripcion como si realmente estuviera alli y se me dibuja una sonrisa durante toda la lectura :P

    Pues, asi que Remember the time la escribio por nosotras?? que bien eso jajaja
    me encanta soñar con esta historia...me quedo corta diciendote que es preciosa, realmente nos transportas a otro mundo. Gracias!!

    Ya quiero saber como sigue!

    Maga

    ResponderEliminar
  3. por dios! que perfeccion de historia, es perfecta! yo tambien me traslado y sonrio sin parar cuando leo la historia isita. Me encanta..nunca me cansare de decirlo, que bonito:)

    continua pronto! bss!


    Paoli95

    ResponderEliminar
  4. hola isita, soy sara, coincido con las demas chicas en que tu historia es unica, tengo 17 años y tengo que viajar mucho por studiar y cada vez que leo tu hitoria me la leo varias veces para quedarme con los detalles, me entra una ansiedad enorme cuando veo que no subes un capitulo pero me leo todos los anteriores la historia es verdaderamente increible increible :) me encanta y me hace sonreir y llorar a la vez porque entre el ambiente y la musica es increible...

    me siento como la princesa de esta bonita historia, en serio eres unica, eres la mejor, por favor no lo dejes nunca, y que sean felices juntos y para siempre en neverland, lo deseo con toda mi alma.


    Isita muchas gracias por hacernos soñar de esta manera, por hacernos creer que esta con nosotras y amarlo con el corazon, gracias por tu imaginacion que alimentan nuestros sueños,gracias por estos buenos momentos que son unicos y permanecen en mi memoria, me haces soñar y me haces dibujar una bonita sonrisa que iluminan mis noches mas oscuras recordando que se fue....

    Muchas Gracias isita, te quiero.. =)

    ResponderEliminar
  5. por favooooor...
    sigueloo te loo ruego

    ....o acaso es ahi donde termina la historia o_o?
    xq por un lado me dio impresion de que asi era....pero espero equivocarme 8s...

    ResponderEliminar
  6. Ahiiiiiiiii Isita nO demores tanto... no te quiero presionar, disculpa, pero es la mejor historia del mundo

    BESOS

    ResponderEliminar
  7. De verdad se ha acabado la historia? :-( NOOOOOO, isita, vuelveeee!

    ResponderEliminar
  8. Querida esa poesia tuya es increible

    ResponderEliminar