sábado, 3 de abril de 2010

Capítulo 36.


-¿Ahora?

Observé el ambiente animado de la fiesta. Una noticia como aquella no ayudaría a mantenerlo.

-No es necesario. Cuando se vayan, supongo.

En sus ojos percibí una pequeña chispa de intuición. Sonrió tristemente, y me besó suavemente en los labios. No tenía fuerzas para alejarme, así que fue él quien cortó el beso para seguir disfrutando de su cumpleaños. Necesitaba despejarme, por lo que salí afuera. Me senté en las escaleras y dejé que el viento se llevara mis lágrimas. Una mano tocó mi espalda.

-¿Qué te pasa?

Era Mac.

-Nada, echo de menos a mis padres…-mentí.

-Pues yo creo que tiene que ver con Mike.

Le miré. Era imposible que un niño entendiera mi situación, ni yo misma lo entendía.

-¿Qué harías tú si te dijeran que tienes que mantenerte alejado de la chica que más te gusta?- le pregunté intentando utilizar las palabras adecuadas.

Se tocó la barbilla, pensativo.

-No me importaría lo que dijeran. Si a la chica le gusto yo también…¿Qué más da lo que opine la gente?

Guardé silencio, con la vista fija en las estrellas.

-Así que es eso, ¿no?. Te han dicho que dejes a Mike.

-Algo así.

-Pero si os queréis mucho, ¿por qué vas a dejarlo?

“porque no puedo intervenir en su pasado” contestó una voz en mi cabeza. Pero…¿y si lo hiciera?¿tendría unas consecuencias fatales como me dijo aquel hombre o todo podría cambiar?

La voz de Mac me sacó de mi ensoñamiento.

-No sé Isa…no le dejes. Él te quiere de verdad. Más que a la tonta de Brooke- dijo riéndose.

-¿Qué cotorreáis vosotros dos?.

Me giré. Era Michael. Descendió las escaleras y se sentó a mi lado, rodeándome con sus brazos.

-Ya se están empezando a ir- me susurró al oído.

-Bueno pareja, yo me marcho también, que tengo sueño- comentó Mac mientras se desperezaba. Se levantó y antes de marcharse me guiñó un ojo.

Permanecimos en silencio hasta que los ruidos procedentes de la casa desaparecieron. Su suave voz rompió la quietud de aquel momento.

-¿De qué querías hablar?

Le miré unos instantes, los suficientes para comprender que era incapaz de dejarle, incapaz de no volver a sentir sus labios sobre los míos, incapaz de escuchar su voz en el oído susurrándome tiernas palabras. En ese instante decidí que todo lo malo que tuviera que pasarle, lo afrontaría a mi lado, pues nunca me separaría de él. Sabía que iba a cambiar su futuro, por descontado, y eso era egoísta por mi parte. ¿Cómo abandonar al hombre del que llevaba 19 años enamorada?.

-De nada- contesté.

Él se echó a reír.

-Pues fíjate que “nada” no es lo que me parece. Yo sé que te pasa.

Pestañeé, perpleja.

-¿Ah, sí?

-Sí. Lo que te pasa es que tienes miedo de acostarte conmigo.

Me entraron unas ganas irrefrenables de echarme a reír, pero me controlé.

-No.

-Sí, si lo tienes. Cuando esta mañana te lo he insinuado, te has sonrojado. Y llevas distante desde entonces.

-Michael, no me da miedo acostarme contigo- le contesté.

-Sí que lo tienes.

-De acuerdo Mike, lo que tú digas.

Me levanté y empecé a caminar hacia la habitación, riéndome en silencio. ¿Tenerle miedo? ¿yo?

Una mano me frenó en seco. Me giré y Michael me aprisionó contra la pared. La luz de la luna se filtraba a través de los ventanales de la casa, reflejándose en sus ojos. Me besó. Pero aquel beso fue distinto, estaba cargado de significado. La manera en que presionaba sus labios sobre los míos, casi con fiereza, era totalmente desconocida para mí. Me retiró el pelo a un lado, apoderándose de mi cuello, mordiéndolo con fuerza. Mi respiración aumentó de un modo casi embarazoso, pero no podía evitarlo.

Antes de que pudiera darme cuenta, estaba entre sus brazos, mientras subía a la habitación casi corriendo. Una vez allí me depositó en la cama con suavidad. Hizo ademán de desabrocharme el vestido, pero se detuvo. Me miró fijamente, y observé en ellos aquellas llamas que hacía tiempo que no veía.

-¿Segura que no tienes miedo?- preguntó.

6 comentarios:

  1. Oh my god! estoy frita...


    isita, te has lucido con este capitulo, me ha dado un vuelco al corazón y todo.

    ah! no me lo puedo creer, no me digas que en el siguiente van a...
    oi oi oi oi o_O , me mueroooo!

    definitivamente amo esta novela.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero tengo que gritar:

    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHH


    ay madre del amor hermoso...

    me da el telele, me lo veo venir.

    Chicas, llamad a una ambulanciaaaa, helppp!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja :)
    No he podido explayarme ni dar detalles precisos...desconozco la edad de las personas que leen este fic, por eso he tenido que controlar mis palabras.

    Selene, para el próximo será todo más explícito, lo prometo :)

    ResponderEliminar
  4. OH
    DIOS
    MIO
    DE
    MI
    VIDA
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. :O jaja me mato que el pregunto si vos tenias miedo a acostarte con el xD

    ResponderEliminar
  6. AAAAHHHHH!!!!!!...soy una pervertida y lo admito...ya me estoy imaginando la escena...pero que calor!!!!

    michaella <3<3

    ResponderEliminar