jueves, 8 de julio de 2010

Capítulo 62.


Apenas tuve tiempo de reaccionar, pues Michael me arrancó el teléfono de la mano y me sujetó por los hombros, incrustando sus preocupados ojos negros en los míos.

-¿Te ha dicho algo más?- quiso saber.

Negué con la cabeza.

-Vale, pues...voy a llamar a Judith para preguntarle la dirección del hospital. Isa...¿estás bien?

No respondí. Caminé hacia una de las ventanas y allí me quedé, quieta como una estatua, mirando a través del cristal. Al otro lado, en el bosque, había comenzado a llover. Mis ojos se llenaron de lágrimas, lágrimas que manifestaban mi miedo a la más que probable pérdida de James.
Independientemente de que no correspondiera a sus sentimientos, no podía olvidar que era mi mejor amigo. Que había sido ÉL quien me había salvado de no caer en la más absoluta de las depresiones. Que había sido Él quien había conseguido que volviera a sonreír.
A lo largo de mi vida, había visto como mis seres queridos, tanto amigos como familiares, habían desaparecido delante de mis ojos por diversos motivos. Y no había suceso que me aterrorizara más, que la pérdida de alguien que había sido imprescindible para mí.
Los brazos de Michael me rodearon la cintura, a la vez que apoyaba su mentón en mi clavícula. Como si de un antiguo hechizo se tratase, su tacto me produjo una sensación de calidez, una calidez capaz de disipar mis más angustiosos miedos.
Elevé la comisura de mis labios, esbozando una pequeña sonrisa.
Me giré sobre mis talones y contemplé a Michael, que me observaba con tristeza.

-Será mejor que llames a Judith. No podemos permitirnos llegar tarde.

Él seguía sosteniendo el móvil, pero no realizó ademán alguno de llamar a Judith, de hecho, únicamente tenía ojos para mí en ese momento. Alzó su mano derecha con indecisión, y la apoyó con suavidez sobre mi mejilla. Mi mente reaccionó de forma inmediata ante ese estímulo, ordenando a mi cuerpo acercarse al suyo.

Nos contemplamos durante un largo periodo de tiempo, sin decir nada. Aunque a decir verdad, tampoco era necesario. Sólo con mirarle podía sentirle dentro de mí, proporcionándome el apoyo y el soporte que necesitaba.

Eso siempre me había ocurrido,años atrás. Los meses en los que viví esa horrible pesadilla, en el 2009, el mayor consuelo era salir a la calle. Caminaba durante horas, hasta encontrar un sitio donde sentarme. Y una vez allí, alzaba la cabeza, y miraba al cielo. Era en aquellos momentos en el que sentía a Michael en mi interior, momentos en los que casi podía percibir sus dulces palabras, su consuelo. Siempre había sido así. Aunque no hubiera estado físicamente presente, siempre le había sentido a mi lado, alentándome a sonreír.

El móvil volvió a sonar. Michael, como impulsado por un resorte, se separó de mí para mirar la pantalla del móvil.

-Es Judith- murmuró.

Descolgó la llamada y se fue al otro lado del salón. Siguió hablando con Judith sin despegar su mirada de mí. Y fue entonces, cuando un sólo gestó por su parte, me desveló el contenido de la conversación. Sólo cuando ví a Michael entornar sus ojos, fui consciente de lo que había sucedido.

-James...-sollocé.

Las piernas me flaquearon, y me desplomé en el suelo. Percibí el susurro de la voz de Michael despidiéndose de Judith, así como el peso de su cuerpo cuando me abrazó. No había palabras de consuelo por su parte, únicamente sus dulces caricias.

Dejó que llorara todo lo que me hiciera falta, tanto tiempo como necesitara, con tal de purgar aquella pérdida en mi interior.

No recuerdo cuanto duró aquel lapso de tiempo, sólo sé que cuando dejé de llorar, él sujetó mi mentón con su mano, y lo alzó con delicadeza.

-¿Cómo estás?- preguntó.

Me encogí de hombros.

-No lo sé.- mi voz sonaba ronca.

-Isa...-susurró.

Elevé mi mirada hasta encontrarme con sus ojos.

-Quiero que vengas conmigo.

-¿Ir? ¿A dónde?

-A Neverland.

Negué con la cabeza.

-No es una buena idea. Lisa...

Michael presionó uno de sus dedos contra mis labios.

-No me importa lo que diga Lisa. No te voy a abandonar, no en este momento.

-Michael...estaré bien, de verdad. Sólo tendré que acostumbrarme a...

No preví sus movimientos. Antes de que pudiera darme cuenta, nos fundimos en un tierno beso, momento en el cual mi mente dejó de funcionar, cosa que pasaba a menudo cada vez que él me besaba. ¿Debería sentirme culpable? Seguramente. Recibir la noticia de la muerte de mi mejor amigo, y horas después, besarme con Michael, sin duda no eran signos de ser una buena persona.
Fue él quien cortó la magia. Fruncí el ceño, contrariada. Y esbocé una sonrisa al escucharle reír.

-Pero...

-Shhh...te vendrás conmigo.

-Michael...

En vez de responderme, entonó la frase de una canción. Una canción que desde la primera vez que la escuché, supe que era única.

-whenever you need me, I'll be there... Tú has dicho que estarás conmigo hasta el final, ¿no?, déjame hacer lo mismo por tí.

13 comentarios:

  1. Jo, yo estar alegre por tú subir capítulo.
    Pero yo estar triste por ser capítulo triste...
    Y a la vez estar alegre por Michael e Isa vivir juntos de nuevo...

    xDDDDDDDDDDDDDDDDDD
    Es difícil ser india eh? No te creas que no... Jajajaj

    Que eso, lo de siempre.
    Eres la mejor, ya lo sabes.
    No hay nadie que pueda igualar esto :)

    Te adorooo <3

    ResponderEliminar
  2. wow un cap y muy bueno continuala

    ResponderEliminar
  3. Maldita Lisa, no debería estar en Neverland! (Por mí, la echo MUAHAHA xDD) Muy triste este capítulo :'| .
    UN beso, María Jackson,

    ResponderEliminar
  4. Wow Isa, sé que hace tiempo que no comento pero lo hago ahora xD, este capítulo es triste pero tienes suerte de tener a Mike a tu lado, sólo te digo una cosa, hay que compartir chica...xD

    Sigue así me encanta tu historia :D

    ResponderEliminar
  5. :O que triste capitulo :'( pero me ha gustado porque Isa y Mike van a estar juntos y felices otra vez jiji gracias x subir el cap. bss!

    ResponderEliminar
  6. isa que bien que hallas escrito un nuevo capitulo...me va a encantar lo que biene!!!!!
    por cierto que bien te a quedado la modificacion de tu blog....
    un beso MM

    ResponderEliminar
  7. vale en mi cabeza alguien ha dicho... ooooooohhhh que bonitooooooo xDD (por el final vamos xD)

    pero que dolor de capitulo...aver james...era james... pero que isita sufra...duele... y que eso conlleve a que michael sufra por isa...duele mucho mas...y que yo sufra por michael por que michael sufre por isa porque isa sufre... es muy muy doloroso.. :( jooo...

    *(pero a lisa que la den.... :@)

    en fin....capitulo perfecto como siempre tocando cada uno de mis sentimientos....

    isa algun dia (espero septiembre) te abrazare tan fuerte que no podras ni respirar!! =)

    ResponderEliminar
  8. Muy triste el cap!! buuuuu pero esta genial je je je siguele!!

    ResponderEliminar
  9. Awwwww! Me partio el corazon este cap.
    Pobre isa. james era buen amigo... :(

    Pero a ver ahora que viene en Neverland, otra vez! :D
    Jajaja Lisa se tiene que ir de ahi! xD

    Bno, Muchas gracias por el capítulo, me ha encantado!
    espero que la sigas pronto ;)

    ResponderEliminar
  10. Ohhhh Isa! tenia dias despegada de mi computadora. Que capitulo para mas feeling! muy tierno. casi me haces llorar
    Sigue por favor, me encanta como escribes. eres muy bueno en serio
    cariños
    CLAUDIA

    ResponderEliminar
  11. Mi niñaa pos ya tu sabes solo puedo decirte ke eres LA MEJOR!
    este cuento es .. algo inexplicable siento el amor atravez de cada una de las palabras
    sigee.. nunca abandones!

    ResponderEliminar
  12. uy que fuerte...muy buen capitulo...

    ResponderEliminar
  13. ¡Que fuerte!. No encoges el corazón en cada capítulo

    ResponderEliminar